Diferencias entre piel seca y piel deshidratada - Soko Box

A simple vista, la piel seca y deshidratada parecen exactamente lo mismo. Falta de agua y descamación, son algunas de las definiciones más comunes que se aplican a ellas. Pero lo cierto es que, aunque tengan varios puntos en común, la piel seca y la deshidratada son dos condiciones diferentes. Así que hoy, te ayudaremos a identificarlas, para que no cometas más errores en tu rutina y puedas tratar a tu piel de la mejor manera posible. 

¿Cuál es la diferencia?

Las personas de piel seca, lo son desde su nacimiento, mientras que la piel deshidratada es una condición que puede pasarle a cualquiera. ¡Sí! incluso si tu piel es grasa puedes estar pasando por un periodo de deshidratación sin darte cuenta.

Una piel seca produce escasos niveles de sebo y la pérdida de agua de la piel ocurre de manera más rápida que en otros tipos. En general, esta se caracteriza por tener una textura áspera y un color opaco. Además, se suele sentir tirante, con picazón y rojez ocasional.

Para este tipo de piel, el aporte de agua y aceites será fundamental. Una rutina con una limpieza suave, hidratación por capas, productos ricos en ingredientes humectantes, oclusivos y reparadores serán la clave para fortalecer nuestra barrera y mantener nuestros niveles de agua y sebo en condiciones óptimas.

 Por otro lado, en la piel deshidratada necesita aporte de agua y no de aceites. Si sientes la piel repentinamente reseca, pero al mismo tiempo con sensación grasa, y quizás con algunas arruguitas repentinas, más sensible o brotes, entonces presta atención.

Las rutinas inadecuadas, exceso de limpieza, cambios climáticos, exposición prolongada al sol, una mala dieta, medicamentos y básicamente cualquier cosa que absorba el contenido de agua de la piel, son las causas principales de la deshidratación.

La buena noticia, es que esta última es una condición temporal y debemos ser constantes para que nuestra piel pueda recuperarse.

Aquí, debemos preocuparnos de mantener una rutina lo más básica posible, con productos suaves, ricos en agua y con ingredientes humectantes. Al igual que en la piel seca, la presencia de ingredientes oclusivos y reparadores para evitar la pérdida de hidratación deben ser esos infaltables para terminar tu rutina diaria.

¿Reconoces tu tipo de piel?

Con cualquiera que estés luchando, no te descuides y comienza a tratar tu piel con los mejores productos que harán un antes y un después en tu rutina.

× ¿Necesitas ayuda? Horario L-V 09:30-19:00 Available from 09:00 to 19:00