Hidratación o humectación ¿Qué necesita tu piel? - Soko Box
Muestras gratis en todos los pedidos

La hidratación es fundamental para conseguir una piel sana y radiante. Seas del tipo seca o más grasa, todas deben mantener adecuadamente sus niveles de hidratación (equilibrio entre agua y sebo) sin excepción.

Hidratando correctamente podrás lucir un rostro mucho más vivo y de textura suave, pero al mismo tiempo, una piel bien hidratada puede regular preocupaciones como el exceso de sebo o detener la sequedad, según sea el caso. 

Es importante que al hidratar la piel no nos detengamos únicamente en aportar agua, sino que también seleccionemos fórmulas con ingredientes capaces de retrasar la pérdida de hidratación trans epidérmica (o en términos más simples, evitar la evaporación de agua de la piel).

Y para entenderlo mejor, te presentaremos las categorías de ingredientes utilizadas en cosmética coreana, de manera que puedas hacer una mejor elección y entender cómo adaptarlos a las necesidades que vaya presentando tu piel.

TIPOS DE INGREDIENTES

Hidratantes: Estos ingredientes son capaces de aportar y aumentar los niveles de agua que tenemos en la piel. Entre los más comunes encontramos el extracto de aloe vera, extracto de té verde, extracto de pepino, extractos frutales, y por supuesto, el agua.

Humectantes: Los ingredientes de este tipo son capaces de atraer agua desde la capa más superficial de la piel (epidermis) e incluso de la atmósfera. Ácido hialurónico, extracto de miel, urea y glicerina son algunos de los que encontrarás en el listado de ingredientes.

Para un mejor resultado, recomendamos que los uses en conjunto con ingredientes hidratantes y oclusivos.

Emolientes: Esta categoría se encarga de rellenar y dejar nuestra piel mucho más suave. Por si fuera poco, algunos emolientes también ayudan a retrasar la pérdida de agua. Algunos infaltables en cosmética  son alantoína, escualeno y la cera de abejas.

Oclusivos: Son la clave para retrasar la pérdida de agua de la piel (y mucho de ellos también para suavizar). Aquí encontrarás ingredientes “polémicos”, pero la verdad es que sólo traen beneficios para tu piel (de lo contrario, no te lo recomendaremos).

Manteca de Karité, ceras vegetales, aceites minerales y petrolatum son parte de este grupo. ¿Los habías escuchado?

¿QUÉ NECESITA TU TIPO PIEL?

Una piel seca necesita ingredientes de todas las categorías anteriores, pero los oclusivos no pueden faltar en la rutina de cuidado. Este tipo de piel pierde de agua más rápido que otras, y por lo general su textura es mucho más áspera.

Si tienes la fortuna de tener una piel normal, puedes usar productos que contengan ingredientes de las 3 primeras categorías (hidratantes, humectantes y emolientes). En este caso, agregar productos con ingredientes oclusivos dependerá de tus necesidades.

Para una piel grasa, los ingredientes de la primera y segunda categoría serán sus mejores aliados (hidratantes y humectantes).  Prefiere fórmulas ligeras, con mayor porcentaje de agua que de aceite, y utiliza algunos emolientes cuando lo estimes conveniente (sólo cuida que estos no sean el foco principal del producto).

Y si consideras que tu piel es mixta, debes tratar tu rostro por zonas. Utiliza ingredientes de las primeras categorías en tus zonas más grasas, y aquellos más oclusivos en las zonas secas de tu rostro.

Si bien la piel no se mantiene en una condición permanente, y las necesidades siempre van cambiando a lo largo de los años, la hidratación siempre será el punto de encuentro para todos los tipos de piel. Ya sea que la tengas seca o grasa, si escoges los ingredientes adecuados, esto será el inicio para conseguir la mejor versión de tu piel.

¿List@s para empezar?