Layering en K-Beauty: ¿Sabes aplicar correctamente tus productos? - Soko Box
Muestras gratis en todos los pedidos

Cuando comenzamos a cuidar nuestra piel y nos encantamos con toda la variedad que nos ofrece la cosmética coreana, la correcta aplicación de los productos es algo que más de alguna vez nos ha sacado un dolor de cabeza.  Sin embargo, existe un método que nos hace comprender la aplicación de forma fácil y sencilla: El layering. 

Este popular método utilizado en la cosmética coreana, nos enseña una aplicación por capas donde los productos se aplican de acuerdo a su textura. Es decir, comenzando por aquellos de textura más más líquida, hasta llegar a aquellos de textura más densa. 

Para una buena rutina K-Beauty,  limpia bien tu rostro y sigue este orden.

– Primera esencia: Primer paso hidratante.

– Tónico: Equilibra el pH y entrega un golpe de hidratación a tu piel.

– Tratamiento (Esencias, sérums, ampollas): Tratan un problema específico de tu rostro.

No importa cuál o cuántos utilices, recuerda siempre seguir la regla: Líquido → Denso

– Contorno de ojos: Cuida e hidrata la zona de manera suave.

– Hidratante: Hidrata y nutre tu rostro. Ayuda a prevenir la pérdida de agua.

No te olvides del Protector Solar como último paso de tu rutina de día. Sin importar su consistencia, su lugar siempre será el mismo.

Sin embargo, hay algunas excepciones a la regla para que tengas en cuenta:

1) Cuando utilices aceites, estos deben ir después de los hidratantes.

2) Cuando utilices exfoliantes químicos o Vit. C, debes aplicarlos antes de tu primer paso hidratante. 

El layering, tiene como objetivo ayudar a conseguir una correcta absorción de los productos y también a proteger nuestra piel. A medida que aplicamos productos, vamos aportando hidratación y una serie de nutrientes que se mantienen correctamente en la piel gracias a la ayuda de aquellos más densos y/o con ingredientes oclusivos. Estos últimos, crean una capa protectora que retrasa la evaporación de todo lo que hemos entregado anteriormente, fortaleciendo además nuestra barrera protectora de la piel.

Así que olvida tus complicaciones, sigue este simple método, y arma la rutina que más te acomode.