Olvídate de los poros dilatados y puntos negros - Soko Box
¡MUESTRAS GRATIS EN TODOS LOS PEDIDOS!

Las recomendaciones de productos para “cerrar” los poros dilatados y/o combatir puntos negros, son algunas de las preguntas más frecuentes que recibimos a diario. Y es que en la búsqueda por lucir una piel perfecta, nos dejamos llevar por imágenes de rostros completamente lisos y libres de poros, alejándonos bastante de la realidad. 

Es por eso que lo primero que debemos hacer para tratar esta preocupación, es comenzar a aceptar a nuestros poritos –ya que nos acompañarán para toda la vida- y entender también entenderlos.  

El tamaño corresponde al diámetro que tiene la salida de la glándula sebácea, lo cual depende de distintos factores. Aquí entra en juego la edad, la genética, el nivel de producción de sebo de tu piel, y por supuesto, de cómo cuides tu rostro.

Cuando esta salida acumula de sebo en exceso, es cuando comienza a expandirse y dar paso a lo que conocemos como poros dilatados. Sin embargo, el problema no termina aquí, ya que cuando el sebo alcanza la superficie de la piel comienza a solidificarse, y luego, al contacto con el aire se oxida y se vuelve de color oscuro e intenso.

¿Alguien dijo puntos negros? 

Así que hoy, por fin te daremos nuestros mejores Sokotips para hacer lucir tus poros mucho más finos, y al mismo tiempo, mantener a raya esos molestos puntos negros. 

¿CÓMO PREVENIR?

1: DOBLE LIMPIEZA NOCTURNA.

Antes de tu espuma, jabón o gel de limpieza, incluye un limpiador de base oleosa (o en aceite) para remover todo tipo de impurezas solubles únicamente en un medio graso acumuladas durante el día. Recuerda que el aceite atrae al aceite, por lo tanto, es la mejor opción para controlar el exceso de sebo y dejar tus poros completamente limpios sin dañar tu piel.

Luego sigue con tu limpiador de base acuosa como lo harías normalmente. Lo importante aquí es que elegir un producto de buen pH y que respete la barrera protectora de tu piel. De esa manera comenzarás a regular los niveles de sebo, y al mismo tiempo evitarás que tu piel se deshidrate. 

Porque sí, una piel dañada y/o con falta de hidratación hace que tus poros se noten muchísimo más.  

2: MASCARILLAS DE ARCILLA Y EXFOLIACIÓN

La sobreproducción de sebo junto con las células muertas acumuladas contribuye a que tengamos puntos negros. Por esa razón, las mascarillas de arcilla juegan un rol importantísimo dentro de las recomendaciones a seguir. Usándolas una a dos veces por semana, estas te ayudarán a controlar el exceso de sebo de tu piel, y al mismo tiempo te brindarán una suave exfoliación. 

Nuestros best Sellers son la adorada Milky Piggy Carbonated Clay Mask de Elizavecca ¿y cómo no?, la suave Real Mugwort Clay Mask de Isntree.

Y si hablamos de exfoliación profunda, los productos con AHA, BHA, o PHA si tienes la piel sensible, son una ex-ce-len-te opción para mantener tu piel suave ya que te ayudarán a remover muertas, y también a mejorar considerablemente  la condición y apariencia de tu la piel.

¡Si tienes piel grasa y puntos negros, el BHA es perfecto para ti! Te ayudará a regular la sobreproducción de sebo y dejará tus poros como nunca antes.

3: HIDRATACIÓN 

Una piel bien hidratada, se traduce en una piel sana y con mayor elasticidad. Por lo tanto, si mantienes tus niveles de hidratación adecuadamente, esto te ayudará a difuminar el tamaño de tus poros. 

Nuestra recomendación es utilizar productos hidratantes que contengan niacinamida o vitamina B3 en su fórmula, ya que este ingrediente además de ser conocido por su efecto iluminador o despigmentante, ayuda a conseguir una piel mucho más “lisa” y en consecuencia, con nuestros poritos mucho más lindos. 

¡Las primeras esencias son un producto IDEAL!

Y si buscas una crema hidratante para el día a día, la combinación del poder astringente del Hamamelis más todas las bondades de la Niacinamida son simplemente  el combo perfecto.


¿Y para ti, cuál es el tip que no falla a la hora de tratar poros y puntos negros?