¿Rosácea y/o acné? ¡Conoce nuestras recomendaciones! - Soko Box
¡MUESTRAS GRATIS EN TODOS LOS PEDIDOS!

Cuando se sufre de rosácea o acné, debemos ser súper conscientes que esto no corresponde a un tipo de piel, sino que a patologías que necesitan de un tratamiento dermatológico y especializado. Es por eso, que lo esencial es ser muy cuidadosos con cada paso que agregamos a nuestra rutina.

Ambas condiciones son muestra de una piel súper sensible, que muchas veces se irrita rápidamente, de fácil enrojecimiento, picor, alta temperatura, y que no discriminan tipo de piel.

¿Entonces qué debo hacer? 

Sabemos que no es fácil seleccionar productos ya que lo ideal sería batallar con todo de una sola vez. Pero nuestra primera recomendación es que accedas a los cosméticos siempre y cuando tu tratamiento principal haya finalizado, o tengas la autorización de tu médico para usar nuestros productos como un complemento.

En ambos casos la inflamación es una de las principales preocupaciones, es por eso que nuestro foco principal será calmar la piel.

Ingredientes como el aloe vera, centella asiática, regaliz, alantoína, azuleno, lactobacilos, té verde, miel/propoleo, óxido de zinc, e incluso las ceramidas deben ser prioridad en tu rutina. 

Si tu problema es el acné pero se puede tratar con cosméticos, usa productos con AHA, BHA, Vit.C y Vit. B3 (niacinamida) para controlar los brotes. Si ya están y los quieres calmar, los mencionados anteriormente también te ayudarán. Para despigmentar  volvemos al AHA, Vit. C, regaliz, niacinamida y extracto de baba de caracol.

Si lo tuyo es la rosácea, evita productos con alcohol, sé cuidadoso con los aceites esenciales, fragancias y cualquier tipo de irritante para tu tipo de piel.

Aplica los productos suavemente, prefiriendo siempre las manos limpias y suaves toquecitos.

En presencia de una piel con capilares sanguíneos más superficiales o con «granos», frotar de manera brusca no ayuda en nada. De hecho, los movimientos bruscos o el uso de exfoliantes físicos podrían provocar que alguno de los capilares se rompa, lo cual se traduce en manchitas rojas o irritación del grano presente, aumentando así inflamación de la piel.

Y como la barrera protectora de tu piel está dañada, también necesitas ayudar a fortalecerla para que esta sea capaz de reducir el impacto de la fricción. Esto último genera calor, y el calor es algo que se debe evitar si sufres de rosácea.

Así mismo, cuidar y respetar el manto ácido de la piel ayuda a prevenir la proliferación de bacterias. Por lo tanto, si tu piel tiene tendencia al acné también debes tratarla con el máximo cuidado posible.   

Los pasos imprescindibles para comenzar tu rutina serán: Limpieza, Hidratación, Tratamiento y Protección solar.

  1. Limpieza: No limpies tu piel más de dos veces al día y mantén una línea de acidez en tus productos de limpieza prefiriendo siempre los limpiadores acuosos con pH 5.5 a 6 como máximo. 
  2. Tónico: El tónico no es un paso de limpieza. Utilizalo siempre en tu rutina inmediatamente después de la limpieza con la ayuda de tus manos. Este paso equilibra el nivel de pH de tu piel, nos permite tener nuestra barrera protectora en óptimas condiciones, ayuda a una mejor absorción de productos, y al mismo tiempo es tu primer golpe de hidratación. 
  3. Hidratación: Si tienes la piel con exceso de sebo o posees muchas pápulas y pústulas no puedes descuidar la hidratación. Es un paso que tienes que realizar siempre para mantener tu piel en mejores condiciones, y si te confunden las opciones disponibles, las texturas ligeras como una emulsión o crema tipo gel pueden ser tu mejor opción. 

Si tu dermatólogo te ha recetado una crema con antibiótico sigue sus indicaciones.

  1. Tratamiento: En este paso (cosmético) los sérums, esencias o ampollas son los encargados de darnos una manito con nuestra principal preocupación. No debemos confundirlo con un tratamiento médico porque no lo es, pero siempre son una buena opción para dar un extra a la rutina. Prefiere aquellos con función calmante, hidratante, regeneradora y/o antioxidante.
  2. Protección solar: Debes utilizar un buen protector solar todos los días del año independientemente del tiempo que haga. Si bien en rosácea o acné se recomiendan los filtros “físicos” (inorgánicos), cada piel tiene una tolerancia distinta. Es por eso que siempre recomendamos realizar un test de parche antes de cada aplicación directa al rostro. 

Sin importar cuál sea tu elección, no descuides este paso ya que es fundamental para estar protegidos. 

Para ayudar a sumergirte en el mundo K-Beauty, hemos seleccionado los siguientes productos para que comiences con una rutina simple y gentil con tu piel. 

Si bien no podemos asegurar los mismo resultados para todos, te invitamos a conocer el listado de ingredientes de cada uno de los productos seleccionados de manera que puedas seleccionar lo mejor para ti.

Y si ya tienes tu rutina, 

¡Cuéntanos cuál es tu favorito!