Rutina Coreana de 10 pasos ¿Son todos para ti? - Soko Box
Muestras gratis en todos los pedidos

Hace varios años la rutina de cuidado coreana suena fuerte, y poco a poco se ha transformado en una inspiración para muchas de sus seguidores. Sin embargo, cuando nos encontramos con ella por primera vez, diez pasos suena bastante abrumador, más aún cuando el tiempo y presupuesto no son suficientes.

Si bien es cierto que todos estos pasos existen, no todos son de uso diario, ni tampoco es una obligación crear una rutina estricta con cada uno ellos. Lo básico para comenzar, es una buena limpieza, tónico, hidratación y por supuesto, protector solar. Pero además, es fundamental que escojas lo que tu piel necesita, y no lo que está de moda.

Así que a continuación, te explicaremos brevemente la rutina paso por paso, para que tengas una idea mucho más clara a la hora de elegir lo que mejor se adapte a tus necesidades.

Paso 1: Limpiador a base de aceite

Conoce todos nuestros limpiadores oleosos

Este paso sin duda cambiará tu rostro. Aquí eliminaremos los restos de maquillaje, bloqueador, sebo, contaminación, y cualquier impureza oleosa que se acumule en nuestra piel durante el día.

Sea un limpiador oleoso líquido o sólido, es importante destacar que estos no volverán tu piel más grasa. Recuerda que el aceite atrae al aceite, por lo tanto, es una muy buena opción para controlar el exceso de sebo.

Apenas enjuagues tu rostro con agua tibia, estos limpiadores emulsionan sin dejar sensación pesada en el rostro.

Paso 2: Limpiador a base de agua

Su función principal es remover el sudor y/o cualquier suciedad extra que nos quede en la piel. Ya sea un jabón tipo gel, o una clásica espuma de limpieza, lo ideal es que elijas uno de pH ligeramente ácido (5.5) para mantener en perfecto estado la salud tu piel, o en su defecto, que evites aquellos muy alcalinos (de pH 8 o mayor) si aún no haces del tónico un hábito.

Paso 3: Exfoliación

La exfoliación es un buen aliado para eliminar células muertas de la piel y ayudar con el ciclo de renovación celular. Este paso que a muchos nos encanta, NO se realiza a diario. Lo recomendado es incluir este paso una vez por semana, o cada 10 días según las necesidades de tu  piel.

En caso que utilices algún exfoliante del tipo químico, la frecuencia es a tolerancia personal.

Paso 4: Tónico

Incluir un tónico es fundamental en cada rutina de cuidado. Su función principal es balancear el pH de la piel después de cada limpieza, pero además, nos entrega el primer golpe de hidratación, y nos prepara para recibir de mejor manera los pasos que siguen.

¡Prefiere aquellos libres de alcohol y enamórate de los resultados!

Paso 5: Esencia

Se dice que las mujeres coreanas consideran a las esencias como el paso más importante dentro de su rutina de cuidado facial. Por lo general poseen fórmulas ligeras, y llenas de ingredientes activos que las transforman en el producto perfecto para equilibrar la piel, potenciar la hidratación, iluminar, e incluso atenuar las líneas finas de expresión.

La categoría de las FTE (First Treatment Essence) o Primeras Esencias, son la clave para conseguir una piel de ensueño gracias a sus fórmulas enriquecidas con fermentos que ayudan a humectar, despigmentar, y a reparar el daño celular.

Mientras que las esencias normales, son ricas en ingredientes hidratantes, pero además, al igual que los sérums, existen fórmulas para cada necesidad que desees tratar.

Paso 6: Sérum

Los sérums o ampollas son un concentrado de activos, formulados especialmente para tratar problemas específicos de la piel (signos de la edad, manchas, deshidratación, etc). Existe una amplia variedad de opciones, por lo tanto es muy importante que encuentres aquél que combata tus principales preocupaciones y necesidades.

Pero un momento…

¿Es obligatorio incluir esencias y además sérums?

Eso lo decides tú. No hay problema en que incluyas ambos pasos en tu rutina, ni que sólo optes por uno de ellos. El éxito de la rutina depende en hacer una buena selección, más que la cantidad de pasos.

Paso 7: Mascarillas

Para este paso extra, las famosas sheet masks coreanas se roban todo el protagonismo. A esta altura ya son más que un clásico del K-Beauty, ya que en sólo 15 minutos podrás hidratar y nutrir tu piel.

Puedes usarla a diario o una vez por semana, ¡tú decides!

Pero eso no es todo, las mascarillas de enjuague como las de arcilla, tampoco se quedan atrás y son las favoritas cuando de limpiar los poros y control de sebo se trata. Aquí la recomendación es usarlas sólo una vez por semana para no resecar tu piel.

Su público ideal son aquellos de piel mixta a grasa.

¿Y qué tal los sleeping packs, cuándo debo usarlos?

Hay para distintos tipos de piel y son el complemento perfecto para esos días que necesites dar un golpe de nutrición a tu rostro. Puedes usarlos después de tu crema hidratante, o en reemplazo de ella si sientes que le va perfecto a tu piel.

Paso 8: Contorno de ojos

La piel del contorno de ojos es mucho más delgada y delicada que el resto del rostro. Por lo tanto, hay que ser cuidadosos e hidratar la zona constantemente para que esta no pierda su elasticidad. Además, su pH es distinto al del resto del rostro, por lo que un producto específico para la zona es lo ideal.

Nuestra recomendación es que apliques tu contorno conn el dedo anular, dando un ligero masaje para activar la circulación.

Paso 9: Crema Hidratante

La hidratación es fundamental para mantener una piel saludable, por lo que el uso de una crema hidratante es indispensable en tu día a día, ya que además de aportar agua y nutrientes, también se encargará de retener la humedad de todos los pasos que aplicaste anteriormente. Dependiendo de tu tipo de piel, puedes elegir entre emulsiones, lociones, cremas tipo gel o tradicionales.

Paso 10: El protector solar

Sin duda, este es el paso más importante dentro de la rutina de cuidado. La protección solar es la única manera efectiva de de prevenir el envejecimiento prematuro y las enfermedades a la piel.

No importa si es invierno o verano, es imprescindible usar protección solar a diario y reaplicar cada dos horas. ¡No descuides tu salud!

¿Lista para comenzar?

No te sientas presionada a tener una rutina de 10 pasos para conseguir buenos resultados.

Lo primordial es que conozcas bien tu tipo de piel y sus necesidades antes de realizar cualquier inversión.

Comienza con los cuatro básicos que te mencionamos al comienzo, e incluye gradualmente nuevos pasos de acuerdo a tus necesidades.

Los pasos son más flexibles de lo que tu crees. Y como cada piel es distinta, tu rutina debe ser única.

¡Anímate!